La ciudad de Camagüey, en el centro-este de Cuba y capital de la provincia del mismo nombre, es una de las más bellas del país, con numerosas edificaciones de los siglos XVII y XVIII, iglesias, parques, plazas, plazuelas y calles adoquinadas entretejidas, construidas así, dicen los lugareños, para confundir a los piratas que penetraban en la villa. A Camagüey se le conoce también como la ciudad de los tinajones, por la cantidad de estos grandes recipientes que desde antaño existen en los patios de las mansiones y en las viviendas más modesta, y su centro histórico es el más extenso de la isla, parte del cual fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. A un centenar de kilómetros de la urbe se encuentra la playa de Santa Lucía, uno de los principales destinos recreativos de la provincia, que cuenta con importantes atractivos turísticos en su cayería del norte.